Páginas vistas en total

miércoles, 27 de febrero de 2013

LA VALLA


La valla y el voluntario

Vi una persona al otro lado de la valla, creo que no era primera vez que allí estaba pero nunca tuve el impulso suficiente para acercarme, sin embargo, esta vez me fui aproximando con el deseo de entablar una conversación o por lo menos verle de cerca.

Me llamó la atención lo rápido que llegue a la valla, desde la distancia parecía que estaba mas lejos, pero casi sin darme cuenta  me encontraba enfrente de el, únicamente separado por los espinos del alambre y los postes que delimitaban una parte y la otra. Lo curioso es que una vez que estaba allí no se me ocurría nada que decir, si bien ya es complicado iniciar una conversación, en este caso se añadía la  dificultad de hablar con alguien encerrado.
Enfrente tenia a una persona de mediana edad, el semblante de sus ojos y nariz me recordaba a alguien, como de haberle visto en alguna otra parte, tampoco tenía ningún rasgo físico que destacara especialmente o por lo menos a mi no me lo parecía, la imagen que me  daba era de una persona serena  que se mantenía a la expectativa por ver mis reacciones. Me diereis que desvarío  pero era como si me estuviera esperando, me tranquilice a mi mismo pensando, que si se había acercado  con alguna frecuencia a la valla me hubiera visto alguna vez y se fijara en mi.

¿Como va todo? – Le pregunte finalmente
-Bien, encargándome de la valla,  respondió
-Se encarga usted del mantenimiento
- No, que va eso no hace falta. Yo, solamente me acerco a ella, soy digamos el Voluntario de La Valla, siempre hay algo que hacer por aquí. Tarde o temprano aparece alguien que me necesita y estoy dispuesto a ayudarle.

Empecé a pensar que no había sido una buena idea acercarme a charlar con el, quizás estuviera  algo trastornado y este fuera el motivo por el que allí se encontraba o llevara tanto tiempo dentro que no distinguiera bien la realidad.

- No veo como puedes ayudar, tú estas dentro y yo estoy fuera. Será desde aquí donde os demos cualquier cosa que necesitéis.

No se de donde salieron pero lo cierto es que allí mismo y a mi lado, había varias personas y fue una de ellas la que dijo esas palabras.

 Esta completamente chiflada, no se ni porque he venido hasta aquí para hablar con ella – dijo una mujer.

-- No os acerquéis puede ser peligroso, comento alguien, si esta allí será por algo grave.

-Os habéis acercado y eso es que estáis avanzando- el voluntario se dirigía a todos nosotros- habéis visto la valla y quiere decir que estáis en el buen camino, seguid hacia adelante no os paréis aquí, vuestras inquietudes son las que os mueven, no penséis que estáis fuera, mirar la realidad de vuestras vidas, juzgaros como sociedad, pensad en los encarcelados inocentes, los gobernantes os mienten y no hacéis lo suficiente por evitarlo, sed libres  avanzar en lo importante , los medios materiales os impide andar por la vida, defender  la naturaleza ella forma parte de vosotros, construís vallas  estableciendo fronteras despreciando al vecino, haciendo verdaderas barreras de odio, si cada individuo es libre tendréis  una sociedad llena de valores ,no podéis  ser felices si no lo son los os rodean. Mirad cuantos sois basta con empujar un poste y la valla caerá ¡seguid adelante!, todos unidos podéis conseguirlo, despojaros de los dogmas que os inculcan, sois eco de las doctrinas impuestas…

LA VALLA ESTA PARA PROTEGERLES, LA VALLA ESTA PARA PROTEGERLES...

Se empezó a oír  repetidamente a través de los altavoces, medios de comunicación y propaganda de las calles, la autoridad nos invito a dispersarnos.

-Vuelvan a lo que estaban haciendo, cada uno a lo suyo  no hay ninguna razón para estar aquí aglomerados, es mejor que cada uno se vaya a su casa y se ponga a ver la televisión o cualquier cosa que haga habitualmente, no rompan la rutina vuelvan a la tranquilidad por favor.

- Sí vamonos, la verdad no se que ni que hago aquí- comento un joven 

- Que tiremos la valla dice, si esta ahí será por algo, ni que fuéramos vándalos – decía otra mujer mientras nos íbamos dispersando.

La mirada del voluntario se dirigió inmediatamente a mí, me reclamaba una reacción, pero yo no supe dársela. Antes de desaparecer definitivamente de mi vista sus ojos adquirieron un semblante de tristeza que me ha perseguido durante este tiempo.

Esta es la razón por la que cuento esta historia, buscad a vuestro voluntario, el os esta esperando y cuando lleguéis, dar el ultimo paso hacia delante. Ninguna VALLA es infinita y todas tienen agujeros, adquirid conocimiento, solo el que sabe puede ser libre, encontrar respuestas, no os conforméis con explicaciones superficiales, cuantas mas respuestas encontréis mas preguntas os harán avanzar. El voluntario esta ahí, yo lo encontré y ahora se que lo vi muchas veces; por eso no me era desconocido. Tu también lo veras (tendrá un aspecto similar al tuyo) y  espero que salgas del recinto, cuantas mas gente este fuera mas gente saldrá de dentro. Yo por mi parte estoy notando  que pronto volveré a la  valla y esta vez saldré definitivamente.

sábado, 23 de febrero de 2013

Llenando paginas de la vida


Llevo toda mi vida ligado a los cuentos; se los contaba a mis padres, alguno conté en el trabajo, a mis hijos les hable de otros no muy tradicionales y a mi mujer se los cuento según me conviene.

domingo, 17 de febrero de 2013

La Pregunta


                                          La Pregunta


Antonio, se encontraba raro, no sabía exactamente que le pasaba. Pero si notaba que las cosas  que había a su alrededor le eran completamente ajenas no había nada con lo que poder identificarse, todo le resultaba distinto. Miro fijamente a la persona que estaba sentada cerca de el y se lo pregunto directamente.

-¿Tú me conoces? ¿Sabes quien soy?

La mirada de incredulidad fue inmediata por parte del sujeto.

-Claro; Trabajamos juntos, Antonio.

La respuesta cayo como una losa encima de Antonio, ¿Que respuesta es esa? ¿Como que trabajamos juntos? Eso es suficiente para conocer a una persona. Eso significa que conoce mis sentimientos, mis preocupaciones mas profundas, mis alegrías, mis sueños, lo que hay dentro de mí… Todo esto pensó Antonio   y al mismo tiempo recordaba que  ese día no era como los demás.

Desde la mañana, miraba a las personas y se preguntaba que les unía y que les diferenciaba unos de otros, le dio por identificarles con hormigas en el hormiguero, unas saliendo, otras entrando, casi formadas militarmente, y al mismo tiempo un relativo caos ¿Es posible que seamos diferentes?  Que es lo que nos distingue de las  hormigas, si también fuéramos observados desde la distancia. Será que lo único que nos diferencia, sea el lugar donde hemos nacido y nos vamos adaptando y desarrollando según el entorno donde nos movemos, Nos vamos convirtiendo en una especie de robots con carne… Todo esto se preguntaba Antonio mientras se decía que tenía que haber algo más,  ¿Como era él realmente? ¿Que valores humanos, son los importantes? Cuando conocemos a alguien nos preocupamos verdaderamente por saber algo de esa persona. Inmerso en estos pensamientos Antonio volvió a preguntar.

Si, pero yo me refiero a algo mas, como soy

-¡Joder Antonio! Pues un pesado ¿Que quieres que te diga? Buena persona, responsable, trabajadora, lo normal.

Antonio se sintió todavía más defraudado, es decir, que contestaría lo mismo a cualquiera que le hubiera hecho esta misma pregunta. Realmente habrá alguien que me conozca o es que no me conocen  porque tampoco tengo nada  extraordinario para nadie. Tengo que averiguarlo se dijo.

Al entrar al portal de su casa, vio a otra persona esperando el ascensor, inmediatamente le hizo la misma pregunta. ¿Tú me conoces, sabes quien soy?

Pero Antonio, si somos vecinos como no te voy a conocer. Que cosas se te ocurren.

Otro que no me conoce, ni en el trabajo, ni los vecinos, de pronto el pánico se apodero de Antonio, solo me queda preguntárselo a mi mujer. ¿Pero? Y si ella tampoco me conoce, me contesta algo así como, relativo  al tiempo que llevamos casados o alguna cosa parecida. Con más miedo que otra cosa saco la llave del bolsillo y abrió la puerta. Su mujer le dio un beso, y lo mismo hicieron los hijos. Algo en el semblante de Antonio empezó a cambiar, fue asomando más la sensación, como que, las cosas ya no le eran tan ajenas, parece que algo se iba identificando a su alrededor  y según avanzaba para su habitación al pasar por el cuarto de sus hijos, las preguntas iban obteniendo alguna respuesta. Ya en la habitación, sentado en la cama , miro la parte donde dormía su mujer, se fijo en la mesilla,  distinguió   en primer lugar dos o tres libros, la lámpara, el vaso de agua, miro al perchero donde estaba la ropa perfectamente colgada , algunas fotografías… la cosa estaba cambiando.

Se dirigió al salón, allí estaba su mujer y sus hijos, miro fijamente  a estos y según los observaba, le parecían mas altos, más guapos, más seguros, más independientes  y más sólidos de lo que se veía a si mismo, ya con esto empezó a sentir algo de orgullo e   inmediatamente fijo los ojos en su mujer, como si tuviera que preguntarle alguna cosa importante, pero en ese momento percibió un silencio, que contesto a cualquier pregunta que quisiera hacer y que ya no recordaba cual era. 

 
     





domingo, 10 de febrero de 2013

BALANCE Y OBJETIVOS


                         

 Hemos conseguido ir hacia atrás  antes de llegar al final previsto ¿Qué nos ha pasado? Estamos cediendo .¿Acaso se han dado cuenta? Si todo estaba tan bien estructurado,  ¿esta fallando algo?  Esto no puede ser casualidad.

-Les hemos dado lo que necesitaban, los canales estaban bien definidos, cada uno se creía que la felicidad dependía de si mismo. Lo único que tenían que hacer era producir beneficios, quedándose con la pequeña parte que salpicaba hacia el suelo y ver quien era capaz de recoger más y más deprisa, para que establecieran diferencias entre ellos.

-Estamos volviendo al principio y no por que hayan sentido las necesidades de cambio, se lo hemos puesto en bandeja, ya sabéis hay que sacrificar  algo para que nada cambie.
Las protestas han de estar controladas; tenemos que seguir dejando que se desahoguen, que se extienda la sensación de desanimo, del todo va mal, que se aprovechen los medios sociales, {esto lo hemos hecho bien}, se sienten libres al expresar su opinión, en redes sociales, en foros, comunidades, con correos masivos, con firmas etc.

-Los escándalos tienen que estar intercalados y medidos, encadenados, combinando pequeños y grandes, pero sobre todo que sean reconducidos a sectores concretos, que sigamos controlando y podamos seguir administrando. Que se sientan fuertes protestando, pero que no puedan hacernos daño. Que chillen, que hablen en tertulias, que cada uno se reivindique por encima del otro, que unos grupos o territorios se consideren  diferentes de los otros, dar valor a donde se nace, que se magnifiquen las diferencias, reivindicar libertades pero que en el fondo sea no perder privilegios y que siempre tengan algún enemigo contra el que luchar. Distintas luchas, para que no haya una sola voz.

Para que los menos seamos cada vez mas fuertes, hemos de sacrificar a algunos que están en la línea, algunos de los que están aparentemente arriba tienen necesariamente que bajar un escalón, para ello tienen que desproteger a los débiles, no dejar llegar mas desde abajo, devolver a su origen al mayor numero posible y una vez conseguido, que se queden sin margen de recuperación hasta que lo creamos conveniente. Otra cosa importante es que los más validos y jóvenes abandonen y se vengan mas cerca de nosotros, que podamos tenerlos a este lado de la línea, que sigamos teniendo investigación y desarrollo a este lado.

Como siempre estoy satisfecho de lo que aquí  ha quedado reflejado, hemos tenido un inicio algo pesimista, pero veo que sigue habiendo argumentos y objetivos todavía por desarrollar, queda margen y tiempo para que esta situación  se mantenga. Tenemos la situación controlada, no obstante,  en la próxima reunión ya estableceremos acciones mas concretas. También quiero que alguien analice la repercusión que tendría sobre beneficios el provocar una epidemia en las zonas más bajas, con una tabla de conexión entre habitantes y rentabilidad a cuantos millones deber afectar y si conviene, que unos mínimos de arriba la sufra también.

Bernardo Loriente Martinez